En el imaginario popular existe la creencia de que la DIAN es como un dragón de siete cabezas (por las 7 Direcciones en que se compone la estructura orgánica del Nivel Central) frente al cual sólo resta esperar la desolación que deja a su paso. Esto no es cierto, máxime cuando se tiene en cuenta que Usted como contribuyente tiene unos derechos, y que las facultades de la DIAN son limitadas y están reguladas en la Ley.

Lo mismo aplica para la UGPP, que es la Unidad de Gestión de Pensiones y Parafiscales

Serrano, Figueroa & Rueda siempre recomienda a sus clientes: realizar un diagnóstico de la debida diligencia para revisar cuál es el estado de cumplimiento de obligaciones ante la DIAN y la UGPP y tomar los correctivos pertinentes antes de. Y en caso de una visita, recuerde las escenas policíacas de las películas (porque la DIAN y la UGPP son la “policía” de los impuestos y los aportes a seguridad social): Usted tiene derecho a guardar silencio y a tener un abogado. Use sus derechos. No firme ningún documento sin consultar previamente a su abogado, y avísele para que éste lo acompañe durante la visita.